Un post para mi pequeña.

Volvamos a la infancia, a aquellos días donde lo único que nos preocupaba era salir del cole corriendo para llegar a la urba a jugar con nuestros amigos. No nos importaba la crisis, los políticos ni siquiera si hacia frío o calor. Sólo nos preocupaba llegar a casa corriendo para coger la merienda y salir a montar en bici o patines. ¿Te acuerdas de esos días? Yo sí y cada vez que me acuerdo de ello sonrío. Gracias a esos recuerdos cuando nació “mi sobri” quise hacerle un regalo para que, de alguna forma poder influir en su cabecita (ahora que se que lo haré en la distancia, me quedo más tranquila) y conseguir que sea una niña a la que le gusté la naturaleza en vez de los videojuegos, que tenga siempre la cabeza en las nubes como su tía postiza y que aprenda a coser. Se que esto es posible porque tiene unos papis de los de verdad, de los que van a estar con ella en cada momento y porque se va a dormir mirando las nubes moverse.

Dedicado a Henar

movil

Que seáis muy felices!

Deja un comentario